miércoles, 11 de mayo de 2016

Walt Whitman

Walt Whitman  

“Quédate hoy conmigo,
vive conmigo un día y una noche
y te mostraré el origen de todos los poemas.
Tendrás entonces todo cuanto hay de grande
en la Tierra y el Sol
y nada tomarás ya nunca de segunda ni de tercera mano,
ni mirarás por los ojos de los muertos,
ni te nutrirás con el espectro de los libros.
Tampoco contemplarás el mundo con mis ojos.
Ni tomarás las cosas de mis manos.
Aprenderás a escuchar en todas direcciones.
Y dejarás que la esencia del Universo se filtre por tu ser”.

lunes, 13 de abril de 2015

Para Adhelma mi madre y de Galeano

Sobre una torre había una mujer, de túnica blanca, peinándose la cabellera, que le llegaba a los pies. El peine desprendía sueños, con todos sus personajes: los sueños salían del pelo y se iban al aire.

jueves, 22 de mayo de 2014

Jorge Drexler- Eco





Esto
que estás oyendo
ya no soy yo,
es el eco, del eco, del eco
de un
sentimiento;
su luz fugaz
alumbrando desde otro tiempo,
una hoja
lejana que lleva y que trae el viento.

Yo, sin embargo,
siento que
estás aquí,
desafiando las leyes del tiempo
y de la distancia.

Sutil, quizás,
tan real como una fragancia:
un brevísimo lapso de
estado de gracia.

Eco, eco
ocupando de a poco el espacio
de mi
abrazo hueco…..

Esto que canto ahora,
continuará
derivando
latente en el éter,
eternamente….
inerte, así,
a la espera de aquel
oyente
que despierte a su eco de siglos de bella durmiente..



Eco, eco
ocupando de a poco el espacio
de mi abrazo hueco…..


Esto que estás oyendo
ya no soy yo…



Fuente:
musica.com
Letra añadida por Dixie05


Jorge
Drexler

miércoles, 15 de enero de 2014

Juan Gelman

El tajo
La poesía no hace
que algo suceda, dijo W.H. Auden.
Apenas sobrevive, dijo.
No dijo por qué. Sobrevive como
sobrevive la imposibilidad.
Es decir, nuestro amor,
o el bisonte que hace cruces en la arena
olvidado de sus dientes de leche.
Es bello eso. Significa
que el frío de conocerse
puede tener otro destino.
Lo que nadie dijo
está bajo las máscaras
que la verdad necesita.
Mis ganas de dar besos y palabras
son un cuarto muy grande donde
se sienta absurdamente el corazón.
Es decir, sobrevive.
En el tajo de sus corrientes extrañas.
.
2001 Valer la pena, Seix Barral, Buenos Aires